El canon y el espíritu del tiempo