Baroja en 1902 (Para leer Camino de perfección)