Bartleby y compañía, de Enrique Vila-Matas: una anti-novela de artista